twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
918 092 031 / Horario: 9:00 h. a 18:00 h.
 
Nuestro blog
 

Taller de 1920Como centro de construcción, transformación y reparación del automóvil, el taller ha evolucionado. Las máquinas herramientas sirven a los mismos fines, pero la automatización y la autonomía implican transformaciones importantes.Este taller es una fiel recreación, con la maquinaria original, de aquél que tuviera a principios del siglo XX Demetrio Gómez de la Rosa, un lugar especializado en la fabricación de carrocerías de automóviles, camiones y autobuses. El funcionamiento es muy simple: una sola máquina produce el movimiento, que es transmitida a las demás mediante un sistema de correas, ejes, tambores y poleas colocadas en el techo. Hoy en día cada máquina herramienta es autónoma ya que la producción industrial ha abaratado notablemente la producción de motores eléctricos pero en los años veinte esto no era así.En el taller se puede observar gran parte de la máquina herramienta necesaria para carrozar en los años veinte, desde un gran tronco marca Depries (tipo DMR), un motor trifásico de 220/360 voltios de la marca Daguren (encargado de mover toda la maquinaria), una sierra 55 Z Fortuna DPR, y otra Larrea Kalefes 310 Z, una gran cizalla Sirailles Vernet, un tato de manivela Dijón, así como la que fue posiblemente la primera soldadura eléctrica de Castilla-León, fabricada por R. Sarazin.También pueden observarse las distintas herramientas de mano que se empleaban en la época: llaves de codo, de tubo, y un curioso juego de llaves que sólo permiten el apriete hasta una determinada presión, merced a su construcción elástica.Naturalmente no puede darse un taller de tamaña importancia sin un despacho. En este encontramos el típico bureau americano, con sus tinteros, libretas y calendarios, todo ello proveniente del taller original de Demetrio Gómez de la Rosa.

 

Taller de 1920

Como centro de construcción, transformación y reparación del automóvil, el taller ha evolucionado. Las máquinas herramientas sirven a los mismos fines, pero la automatización y la autonomía implican transformaciones importantes.

Este taller es una fiel recreación, con la maquinaria original, de aquél que tuviera a principios del siglo XX Demetrio Gómez de la Rosa, un lugar especializado en la fabricación de carrocerías de automóviles, camiones y autobuses. El funcionamiento es muy simple: una sola máquina produce el movimiento, que es transmitida a las demás mediante un sistema de correas, ejes, tambores y poleas colocadas en el techo. Hoy en día cada máquina herramienta es autónoma ya que la producción industrial ha abaratado notablemente la producción de motores eléctricos pero en los años veinte esto no era así.

En el taller se puede observar gran parte de la máquina herramienta necesaria para carrozar en los años veinte, desde un gran tronco marca Depries (tipo DMR), un motor trifásico de 220/360 voltios de la marca Daguren (encargado de mover toda la maquinaria), una sierra 55 Z Fortuna DPR, y otra Larrea Kalefes 310 Z, una gran cizalla Sirailles Vernet, un tato de manivela Dijón, así como la que fue posiblemente la primera soldadura eléctrica de Castilla-León, fabricada por R. Sarazin.

También pueden observarse las distintas herramientas de mano que se empleaban en la época: llaves de codo, de tubo, y un curioso juego de llaves que sólo permiten el apriete hasta una determinada presión, merced a su construcción elástica.

Naturalmente no puede darse un taller de tamaña importancia sin un despacho. En este encontramos el típico bureau americano, con sus tinteros, libretas y calendarios, todo ello proveniente del taller original de Demetrio Gómez de la Rosa.

 
26 Mayo 2014 | Autor: cmsseguros | Categorías: |