twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
918 092 031 / Horario: 9:00 h. a 18:00 h.
 
Nuestro blog
 
 

POST 6 CMS SEGUROS NOVIEMBREAhorrar combustible significa gastar menos dinero, ayudar a reducir el cambio climático o el coste de dependencia del petróleo y contribuir a la potenciación de las energías renovables.Por ello, es vital que todos contribuyamos con la causa en el día a día y en la medida de nuestras posibilidades. Pero, ¿cómo hacerlo?. Allá van algunos consejos para gastar menos carburante con el coche. 

 

  • Programar los viajes.

Realizar una correcta planificación ayuda a incrementar el rendimiento del combustible. Diez minutos de conducción innecesaria provocan una reducción de la productividad del 14 por ciento. La programación de la ruta nos permite llegar de la forma más rápida y segura, aparte de gastar menos.

  • Puesta en marcha.

Se aconseja arrancar el motor sin acelerar. En motores gasolina es recomendable iniciar la marcha inmediatamente y en los diésel debemos esperar unos segundos. Por otra parte, la primera velocidad sólo debe utilizarse al comienzo y cambiar a segunda después de dos segundos o una vez recorridos seis metros. Si comenzamos el trayecto lentamente (20 km/h en 5 segundos) y sin acelerones es posible ahorrar un 11 por ciento del combustible.

  • Eliminar cargas superfluas.

Con cien kilogramos de peso menos logramos incrementar el rendimiento del combustible alrededor del 6 por ciento.

  • Vigilar la presión de los neumáticos.

Además de ahorrar combustible, emplear la presión correcta en los neumáticos contribuye a reforzar nuestra seguridad.

  • Ventanillas cerradas.

Las ventanillas cerradas ayudan a reducir la resistencia, circunstancia que influye directamente en el consumo de combustible. Algunos estudios concluyen que las ventanas bajadas provocan un gasto superior a la utilización del aire acondicionado.

  • Aire acondicionado.

Lo más idóneo es prescindir del aire acondicionado cuando no sea estrictamente necesaria su utilización. Con temperaturas de 25 grados centígrados en el exterior, el aire acondicionado hace reducir el rendimiento un 12 por ciento. Es aconsejable emplear el aire cuando se circula a gran velocidad y bajar las ventanillas en los trayectos urbanos.

  • Velocidad uniforme.

Cuando sea posible, es recomendable circular en marchas largas y a bajas revoluciones. Debería mantenerse una velocidad uniforme, prescindiendo de frenazos, aceleraciones bruscas y cambios innecesarios. Si se viaja por encima de los 20 kilómetros por hora con una marcha metida y sin pisar el acelerador, el consumo de combustible es inexistente. Por el contrario, al ralentí el vehículo gasta entre 0,5 y 0,7 litros a la hora. La Dirección General de Tráfico subraya que conducir a altas velocidades aumenta el consumo de combustible. Además, recuerda que los fabricantes de vehículos elaboran sus cálculos a 90 kilómetros por hora, la velocidad en la que menos se gasta. A 120 kilómetros por hora los consumos se incrementan alrededor del 30 por ciento. Según los expertos, el 40 por ciento de las emisiones de CO2 a la atmósfera provienen del transporte por carretera. Otra razón más para concienciarnos de la importancia de seguir los consejos enumerados que, además, nos ayudan a ahorrar dinero.

 
24 Noviembre 2014 | Autor: cmsseguros | Categorías: Consejos | Etiquetas: , , , , ,