twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
918 092 031 / Horario: 9:00 h. a 18:00 h.
 
Nuestro blog
 
 

realidad aumentadaLos automóviles actuales disponen de sistemas de información cada vez más precisos y sofisticados. Sus ventajas resultan indudables, aunque el peligro se halla en la saturación que puede sufrir el conductor. Hasta ahora y por razones de espacio, resultaba complicado acoplar estos instrumentos en las motocicletas. Sin embargo y gracias al desarrollo de los smartphones, a los interfaces HUD y al avance tecnológico en general, se empiezan a crear los primeros prototipos de cascos para motos con sistemas de realidad virtual. A continuación, analizamos sus grandes virtudes y posibles inconvenientes.

Se trata de mecanismos de monitorización, que permiten ofrecer contenidos sobre estado de carreteras, meteorología, indicaciones de destino etc. Disponen de manos libres para la recepción de llamadas y cámara trasera. Ésta posee un ángulo de visión de 180 grados y ofrece imágenes de lo que va ocurriendo a espaldas del motociclista, proporcionando información sobre el tráfico que se mueve por detrás.

El funcionamiento es el habitual en las interfaces HUD. Existe una pequeña pantalla en el área de visión del conductor, que no interfiere en la totalidad del campo. De esta forma, el usuario puede consultar sin apenas desviar la mirada. Modelos como Skully funcionan con Android y, gracias a las conexiones de datos de los smartphones, se conectan a la Red para actualizar el sistema u obtener datos de interés.

Las interfaces HUD (Heads-Up Display) comenzaron a emplearse en los videojuegos. Se trata de la información que se muestra en pantalla durante las partidas y en la que se ofrecen datos como número de vidas, puntos etc. Con el paso del tiempo, la tecnología HUD ha pasado a implementarse en estos nuevos ámbitos.

Otra de las ventajas de estos cascos inteligentes es que están dotados con acelerómetro, giroscopio y brújula. Gracias a ellos, se pueden localizar posibles accidentes y poner en alerta a los servicios de emergencia, si fuera necesario.

Marcus Weller es el creador del modelo Skully. Tuvo la idea del casco HUD, tras sufrir un accidente con su moto, por ir centrado en las indicaciones de las calles y perder de vista lo que ocurría en la circulación. Con su invento y gracias a indicaciones vocales, el casco dirige al conductor a su destino, sin que éste pierda el contacto visual con el tráfico.

Parece indudable que estos cascos, aparte de su función protectora convencional, ayudan a una conducción más segura y cómoda de la moto. Sin embargo y como en los coches, el exceso de información puede convertirse en el mayor inconveniente. Lo ideal sería personalizar las opciones, para que el usuario optara por las más útiles. Se evitarían, así, distracciones motivadas por acumulación de contenidos superfluos.

Los primeros prototipos siguen en fase de desarrollo, aunque este mismo año se pondrán a la venta en Estados Unidos algunos modelos. Sus precios rondarán los 800 euros.