twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
918 092 031 / Horario: 9:00 h. a 18:00 h.
 
Nuestro blog
 
 

OLYMPUS DIGITAL CAMERAResulta indudable que conducir de noche requiere que extrememos la precaución y estemos mucho más atentos a la carretera. Sin embargo, el tráfico se reduce un 60 por ciento de madrugada, con las ventajas que eso implica. Aún así, el 42 por ciento de los accidentes mortales se produce a esas horas.

Pero, ¿por qué estar más vigilantes cuando conducimos de noche?. Tengamos en cuenta que la vista recibe el 90 por ciento de la información, también cuando vamos al volante. La percepción y la capacidad visuales se reducen considerablemente de noche y esta circunstancia obliga al sentido de la vista y al cerebro a sobre-esforzarse, para actuar con eficacia. La situación se complica si al cóctel se añaden condiciones climatológicas adversas.

Existen hechos objetivos y contrastados en relación con la conducción nocturna:

  • Se reduce el campo visual.
  • La oscuridad oculta ciertos peligros, que serían visibles de día.
  • Se precisa más tiempo para identificar e interpretar las señales, tanto horizontales como verticales.
  • Riesgo de sufrir deslumbramientos, provocados por los vehículos que circulan en sentido contrario.
  • El período que va de 4 a 6 de la madrugada es propicio para la aparición de fatiga, cansancio y reducción del nivel de alerta.

En caso de deslumbramiento, se recomienda reducir la velocidad, desviar la vista hacia la derecha, emplear la banda blanca del arcén como referencia e, incluso, detenerse si fuera necesario y las condiciones de la circulación lo permitiesen.

 Otras reglas de oro de la conducción nocturna son:

  • Reducir la velocidad. Debemos ser capaces de detener el vehículo por completo, dentro del área de iluminación de las luces delanteras.
  • Mantener una adecuada distancia de seguridad con los coches que nos preceden.
  • Parar cada cierto tiempo, para descansar y limpiar lunas y faros. Si aparecen síntomas de fatiga, es muy recomendable detenerse y hacer ejercicios ligeros. En caso de somnolencia, lo mejor es tomar un café y echar una cabezada durante algunos minutos.
  • Encender las luces de cruce al atardecer y las largas siempre que sea posible y no se deslumbre a otros conductores.
  • Reducir la iluminación interior ayuda a mejorar la visión exterior.
  • Vigilar el estado del limpiaparabrisas y el nivel del líquido.

Sentido común y prudencia, en definitiva, también son buenos aliados de la conducción nocturna. Siguiendo estos consejos podemos evitar disgustos, porque a pesar de que los siniestros de noche son menos, sin embargo, son más graves y tienen peores consecuencias que los ocurridos de día.

 
14 Mayo 2014 | Autor: cmsseguros | Categorías: Consejos | Etiquetas: , , , , , , ,