twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
902 903 868 (Comercial)
 
Nuestro blog
 
 

No todo es conducir un coche que luzca bien, hay cuidados que van más allá de la carrocería. Aunque todo varía según el tipo de auto, su uso y hasta la marca y dueño, ahora que arranca el año es bueno tener en mente cuándo fue su última revisión y para cuándo se debería fijar una nueva.

Si bien hay mantenimientos que se realizan más frecuentemente, cada cierto kilometraje, queremos recordarle cuáles son aquellas cosas que debería revisar en su coche cada año, para asegurar que todo marche bien, en especial si es él quien le lleva y le trae a diario.

CMS2

–           Escobillas: Que dejen algunas zonas sin limpiar, hagan algún ruido, empañen el vidrio o dejen algunas marcas, también conocidas como estrías, son algunas de las señales de que ya no están funcionando bien. Le aconsejamos ponga especial cuidado en ellas antes o durante esos meses de lluvia y frío.

–           Neumáticos: Si suele recorrer largas distancias es importante que revise, al menos una vez al año, el desgaste y profundidad. El límite legal de la escultura de los neumáticos es de 1,6 mm, que sirve como alerta para saber cuándo hay que reemplazarlos. Puede parecer poca cosa, pero conducir con neumáticos casi lisos podría valerle una multa de hasta 200 euros.

–           Frenos: Esta es una de esas cosas que varía según el tipo de coche y de conductor. Pero si escucha algún chirrido o siente que el coche no frena de forma habitual, es momento de chequear el estado del sistema de frenos. Debe cuidarse de que los discos de freno no sobrepasen su límite de grosor. Es decir, su desgaste no debe superar el 10% del grosor original.

–           Bujías: Al igual que lo anterior, depende del coche pero lo recomendable es que se chequeen cada 30 mil o 60 mil kilómetros. En el manual de cada vehículo suele venir la información del promedio de vida útil de las piezas.

La mayoría de los talleres incluyen las dos últimas revisiones entre los mantenimientos que se realizan al solicitar una cita anual. Sin embargo, piezas o sistemas más sencillos como las escobillas y neumáticos pueden ser revisadas por cualquiera, sin que esto suponga mayores conocimientos sobre mecánica.

Por ejemplo, la profundidad de los neumáticos se mide con un dispositivo diseñado para ello, como lo es un profundímetro, pero también se puede tener una idea del desgaste con solo insertar entre las bandas una tarjeta o moneda.

Además, recomendamos no olvidar las revisiones que se realizan más frecuentemente, como la de los líquidos (refrigerantes, aceites, de dirección y frenos), presión de los neumáticos, cambios de filtros o chequeo de la batería.

Realizar mantenimientos preventivos y estar al pendiente de estas revisiones anuales pueden ahorrarle dinero y un mal rato, al prevenir una falla mayor y hasta cualquier otro incidente.

 
4 Febrero 2015 | Autor: cmsseguros | Categorías: Consejos | Etiquetas: , , , , ,