twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
902 903 868 (Comercial)
 
Nuestro blog
 
 

file000728634304Los talleres mecánicos generan gran cantidad de residuos contaminantes de diferentes tipos. Con el fin de reducir el consecuente impacto medioambiental, estos establecimientos han de realizar un tratamiento adecuado de dichos restos. La Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, es la normativa que deben cumplir las empresas productoras o poseedoras iniciales de este tipo de desechos. 

Los talleres de vehículos pueden efectuar el tratamiento por su cuenta, encargarlo a una empresa registrada o entregar los residuos peligrosos a una entidad pública o privada especializada en la gestión de los mismos. En cualquier caso, la operación siempre debe acreditarse documentalmente. Las páginas web de las comunidades autónomas contienen los listados de gestores y transportistas autorizados para eliminar, aprovechar o almacenar los residuos.

Los talleres mecánicos están obligados a comunicar, con carácter previo, el inicio de la producción de los residuos. Además, deben inscribirse como pequeños productores de desechos peligrosos. Cuando se superan los 10.000 kilogramos de restos al año, la empresa pasa a catalogarse como gran productor.

Sin embargo, la ley continúa incumpliéndose a menudo. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado redoblan sus esfuerzos para atajar las violaciones de la norma que, en muchos casos, acarrean gravísimas consecuencias para el medio ambiente.

El Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) pone el énfasis en la necesidad de incrementar las inspecciones. Según sus responsables, la gran mayoría de talleres sancionados no suelen reincidir y ordenan su actividad conforme a la ley.

Mezclar fluidos peligrosos, encomendar la gestión de los residuos a empresas no autorizadas, la carencia de licencias, la no inscripción en los registros, arrojar líquidos por el desagüe o depositar baterías y neumáticos en los contenedores de basura son algunas de las acciones ilegales detectadas por la Guardia Civil.

Particularmente reseñable es el caso de los talleres de chapa y pintura, que emplean sustancias altamente tóxicas. En estos casos, las medidas de manipulación son aún más estrictas, debido al riesgo que corre la salud de los trabajadores. Pues bien, aún existen establecimientos de estas características que pasan por alto la norma, con las graves consecuencias que esa omisión puede provocar.

Sólo en la provincia de Granada, las intervenciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en 2013 terminaron con 170 infracciones contra el medio ambiente. En general, la situación parece agravarse año tras año y los talleres siguen incumpliendo las normas sobre tratamiento de residuos, como el aceite del motor, el líquido de refrigeración, el de frenos o las baterías. Ojalá que campañas como la descrita den sus frutos, se reduzca el impacto medioambiental y todos nos beneficiemos de ello.

 
11 Noviembre 2014 | Autor: cmsseguros | Categorías: Automoción | Etiquetas: , , , , , , ,