twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
918 092 031 / Horario: 9:00 h. a 18:00 h.
 
Nuestro blog
 
 

sistemas de retención infantilLos sistemas de retención infantil en vehículos son los mejores aliados para la protección de los niños, además de ser obligatorios por ley. Su utilización reduce un 75 por ciento las muertes de menores en carretera y un 90 por ciento la gravedad de las lesiones producidas en accidentes. El uso de estos mecanismos de seguridad no es una cuestión menor, pensemos que los siniestros de tráfico son la principal causa de fallecimiento entre los menores de 14 años.

El 40 por ciento de los niños que fallecen en accidentes de tráfico no emplea ningún sistema de retención infantil. A pesar de este dato demoledor, aún son muchos los padres que pasan por alto la normativa, prescinden de los dispositivos y ponen en serio peligro a los más pequeños.

En nuestro país, la obligatoriedad de los sistemas de retención infantil se regula en la Directiva 2003/20/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 8 abril de 2003, por la que se modifica la Directiva 91/671/CEE. Esta última se refiere a la aproximación de legislaciones nacionales, sobre uso obligatorio de cinturón de seguridad en vehículos de menos de 3,5 toneladas. Por tanto y desde 2004, los conductores están obligados a proteger a los viajeros menores, con el oportuno mecanismo de protección.

Los niños y niñas menores de doce años, cuyas estaturas no alcancen los 135 centímetros, deben utilizar obligatoriamente un sistema de retención adaptado a sus características físicas (talla y peso). Por tanto, el SRI debe ajustarse a las distintas etapas de crecimiento de los más pequeños, según la siguiente tabla:

Grupo 0: hasta 10 kilogramos (recién nacidos- 1 año de edad).

Grupo 0+: hasta 13 kilogramos (recién nacidos-18 meses).

Grupo 1: de 9 a 18 kilogramos (aproximadamente, de 1 a 4 años).

Grupo 2: de 15 a 25 kilogramos (aproximadamente de 3 a 6 años).

Grupo 3: de 22 a 36 kilogramos (aproximadamente de 5 a 12 años).

Los niños mayores de 12 años, o con estatura igual o superior a 135 centímetros, deben emplear un sistema homologado o el cinturón de seguridad.

Las correas han de quedar perfectamente ajustadas al cuerpo del niño y la silla debe sujetarse con firmeza al asiento del vehículo. Los asientos traseros centrales son los más seguros, frente a colisiones frontales o laterales. Si el niño excepcionalmente ocupa el lugar del copiloto, debe desactivarse el airbag.

ISOFIX es el mecanismo de anclaje más recomendado y seguro cuando se utilizan sistemas de retención infantil. Su gran ventaja es que reduce considerablemente la probabilidad de colocaciones incorrectas o de rotaciones de la silla.

A la hora de adquirir un SRI debe tenerse muy en cuenta que la silla esté homologada. Una etiqueta con una “E” recoge los modelos de vehículos y el peso de los niños que pueden utilizarla.

En definitiva, el uso de sistemas de retención infantil es una responsabilidad y una obligación de los adultos. Es fundamental saber que tan importante es emplear estos mecanismos, como hacerlo correctamente. Todavía hoy, el 43 por ciento de los menores viaja empleando los SRI de manera inadecuada y más del 35 por ciento no hace uso de los mismos.

 

 
9 Abril 2014 | Autor: cmsseguros | Categorías: Consejos,Sistemas de seguridad | Etiquetas: , , , , , , , ,