twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
918 092 031 / Horario: 9:00 h. a 18:00 h.
 
Nuestro blog
 
 

CMS1Sí, los peatones también serán sometidos a controles de velocidad y alcoholemia. Al menos eso parece cuando en el proyecto de Reglamento de Circulación la Dirección General de Tráfico (DGT) habla sobre dichos controles para “usuarios de la vía”, sin descartar a los peatones.

“Los vehículos en los que su conductor circule a pie no sobrepasarán la velocidad del paso humano”, dice parte del proyecto. Aquí surge buena parte de las dudas. ¿Tampoco se podría correr?, ¿cómo se regularía esto?

Pero antes de que los ciudadanos se alarmen, dentro de las mismas instituciones gubernamentales aparecieron los primeros rechazos. El Consejo de Estado ha presentado un informe sobre el reglamento, el cual considera quecontiene algunas medidas “absurdas”. Como lo sería también la implantación de límites de velocidad a las bicicletas, a pesar de que estas no tienen medidores.

 El organismo señaló también que imponer las nuevas medidas traería consigo un enorme gasto en nueva señalización y ocasionaría el “colapso de la ciudad”.

 Respecto a otra de las nuevas normas, en teoría, según el contenido presentado como proyecto, los transeúntes deberían hacerse pruebas de alcohol y drogas cuando se vean implicados en un accidente o infracción, por lo que dice el texto que los españoles deberían “abstenerse de participar en fiestas populares o de asistir a bodas y celebraciones” por si se ven sometidos a un control “si en las inmediaciones un vehículo sufre un accidente”.

De aprobarse la propuesta, los peatones serían multados con hasta mil euros y retirada de puntos si superaran la tasa de alcoholemia o se negaran a someterse a las pruebas de alcohol y drogas.

Otro de los puntos criticados, del proyecto de la DGT, fue el contenido donde se propone ampliar el límite de velocidad en las autovías a 130 kilómetros por hora y en carreteras secundarias a 90. Los nuevos límites supondrían mayor riesgo de siniestralidad.

La asociación de víctimas de accidentes de tráfico DIA fue otro de los detractores de esa parte del proyecto, pues asegura que pone en riesgo la seguridad vial en el peor momento, porque solo en enero el número de accidentes de tránsito aumentó un 44%.

Hasta el momento la DGT sigue sin manifestarse al respecto. Ya veremos si este polémico proyecto llega lejos.