twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
902 903 868 (Comercial)
 
Nuestro blog
 
 

RentingEl renting es un contrato de alquiler a largo plazo de algunos productos de alta depreciación, como los vehículos. Mediante el mismo, los usuarios alquilan un coche, a cambio de una cuota fija mensual, durante un período determinado de tiempo. Éste suele oscilar entre los 36 y 48 meses y la cantidad que se desembolsa varía en función del modelo elegido, kilometraje o servicios demandados.

Los contratos de renting se firman con empresas especializadas o con las financieras de los fabricantes de automóviles. No hay dos relaciones contractuales idénticas, ya que éstas se adaptan a las necesidades concretas y particulares de cada cliente. Eso sí, existen cláusulas comunes que obligan, por ejemplo, a no subarrendar el coche o a que lo utilicen sólo las personas autorizadas.

Con el renting, es posible estrenar coche cada pocos años y olvidarse de pagar el seguro, los impuestos o las revisiones. Sólo es necesario abonar la cuota mensual que establece la respectiva empresa. Adquirir un vehículo en régimen de renting puede conllevar interesantes ventajas, aunque es recomendable conocer previamente la letra pequeña del contrato.

Los contratos de renting incluyen acciones administrativas como la compra, matriculación y transporte desde la fábrica. También engloban los siguientes aspectos:

  • Reparaciones en caso de avería y mantenimiento preventivo.
  • Sustitución de neumáticos según plazos establecidos contractualmente.
  • Seguro contra siniestros y robo (generalmente se utiliza el “todo riesgo sin franquicia”).
  • Asistencia en carretera.
  • Reclamación administrativa de multas.
  • Vehículo de sustitución en caso de avería.

Es importante tener presente que, por lo general, no se incluyen los repostajes, las multas al usuario o las reparaciones que se deban a un mal uso del automóvil por parte de aquél.

En el leasing, la financiera adquiere el vehículo que desea el usuario y se lo alquila a éste, a cambio de cuotas mensuales durante la vida útil del coche (en el renting, el período de alquiler es variable). Otra diferencia es que no se incluyen los gastos derivados u originados por el automóvil (seguro, pago de impuestos, revisiones, reparaciones…), a diferencia de lo que ocurre en el renting.

A pesar de las innumerables ventajas del alquiler en régimen de renting, el sistema también posee ciertos inconvenientes. El primero consiste en que la propietaria del vehículo es la empresa con la que se firma el contrato. Por otro lado, existe la obligación de cumplir con la relación contractual, si no se desea abonar la oportuna penalización por cancelación anticipada. Igualmente, conviene tener en cuenta que no se pueden realizar modificaciones en el vehículo por cuenta del usuario, las reparaciones han de realizarse en los talleres señalados por la compañía y existe otra penalización si se superan los kilómetros programados con carácter anual.

Según la Asociación Española de Renting de Vehículos, en 2013 la flota de coches  alquilados bajo este régimen superó las 400.000 unidades en nuestro país y se matricularon más de 110.000 automóviles.

 
12 Febrero 2014 | Autor: cmsseguros | Categorías: Coches nuevos | Etiquetas: , , , , , , ,