twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
902 903 868 (Comercial)
 
Nuestro blog
 
 

Grafico-1Es posible que el lector de este post haya escuchado, alguna vez, hablar de Solvencia II. Se trata de una directiva europea, que pretende modificar las legislaciones sobre seguros de los estados miembros de la Unión, con el objetivo de mejorar el control y la medición de los riesgos a los que se encuentran expuestas las compañías aseguradoras.

Solvencia II también persigue optimizar los productos, para ofrecer mayores garantías a los ciudadanos. El plan se divide en tres principios fundamentales:

• Medidas de activos, pasivos y capital.
• Proceso de supervisión.
• Requerimientos de transparencia.

Tras varios retrasos, se calcula que Solvencia II entre en vigor en 2016. Cada uno de los estados planifica ya los cambios legislativos a introducir en sus respectivos ordenamientos internos y España no es una excepción.

Flavia Rodríguez-Ponga, directora general de Seguros, ha anunciado que su departamento trabaja en la adaptación de la ley española a esta directiva europea. Así, se encuentra en fase de redacción el anteproyecto de reforma de la Ley de Ordenación, Supervisión y Solvencia del Sector Asegurador. El texto se aprobará antes de marzo de 2015.

Por otro lado, se está ultimando un real decreto que alterará la normativa de seguros, mediación y planes de pensiones. En dicho texto se regulará la actividad de los comparadores de seguros o la rentabilidad esperada de los seguros de vida, entre otros aspectos. Esta norma estará lista a finales del presente año 2014.

El pasado 31 de mayo de 2014, el Consejo de Ministros aprobó el Anteproyecto de Ley del Código Mercantil, que introduce cambios en la normativa sobre contrato de seguro. Habrá que esperar a la redacción definitiva, para comprobar qué novedades cristalizan definitivamente.

Pero seamos prácticos y echemos una ojeada a las novedades concretas que se derivan de Solvencia II:

• La directiva ayudará a la disminución del riesgo a un asegurador, que sea incapaz de cumplir con las reclamaciones.

• Igualmente, se reducirán las pérdidas de las compañías, en caso de no ser capaces de satisfacer todas las demandas.

• Otro de los objetivos de la directiva es advertir a los supervisores, para que puedan intervenir con celeridad, cuando el capital caiga por debajo del nivel requerido.

Se pretende, en definitiva, que Solvencia II genere confianza y estabilidad en el sector asegurador. Si estos propósitos se alcanzan finalmente, sólo el tiempo lo sabe.