twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
679 472 362 (Comercial) / Horario: 9:00 h. a 18:00 h.
 
Nuestro blog
 
 

La Comunidad de Madrid pretende así reducir la velocidad de circulación e incrementar la seguridad vial entre peatones, ciclistas y vehículos.

Sonríe, te estamos haciendo una foto. Esta parece ser la nueva máxima de la Comunidad de Madrid dirigida a los conductores que circulen por los puntos calientes de tráfico del centro. Desde el Consistorio se ha puesto en marcha un proyecto vial que ha recibido el nombre de fotorrojos. Consiste básicamente en la colocación de cámaras a unos metros de ciertos semáforos de la capital para cazar a los conductores que pisen el acelerador con la luz roja encendida. Se pretenden instalar 14 nuevos fotorrojos que fotografiarán a los coches de lleven a cabo la infracción, castigándolos con multas de 200€ y la retirada de 4 puntos del carnet. El área de Nuevo Ambiente y Movilidad asegura que colocará estos dispositivos progresivamente, teniendo como plazo límite el mes de septiembre de 2016.

La historia y el funcionamiento de los fotorrojos

Los fotorrojos no son ninguna novedad para los madrileños. De hecho, ya existen 26 dispositivos que se distribuyen por diversos puntos de la ciudad. Nos remontamos a  2005 para hablar de los primero flashes pillaron a los infractores en plena faena. Fueron 4 dispositivos distribuidos en lo que Tráfico consideraba entonces 4 puntos clave: en el paseo de la Castellana, 167, y las avenidas de los Hermanos García Noblejas, 123; Cardenal Herrera Oria, 83, y de los Poblados, 45. Estos 4 primeros puntos se han ido ampliando con el paso de los años, pero fue en 2010 cuando su número creció considerablemente al instalar otras 15 cámaras más.

Resulta relativamente fácil reconocer un fotorrojo. Los técnicos los sitúan a unos 10 o 15 metros del semáforo en cuestión, así, el dispositivo puede fotografiar al vehículo que pase con el semáforo en rojo, de tal modo que la matrícula y el modelo del coche sean totalmente identificables. Las imágenes que toman los fotorrojos pasan a tiempo real al centro de control del Ayuntamiento de Madrid, situado en la calle Albarracín. Es desde aquí sonde se tramitan las sanciones. Además, todos los semáforos con cámara se encuentran debidamente señalizados, al igual que sucede con los radares. El número de cámaras depende de  los carriles que existan en cada vía. Si se da el caso de que un agente de tráfico se encontrase en el punto del fotorrojo controlando la circulación, prevalecerían sus órdenes e indicaciones sobre las del semáforo, aunque se tendrían en cuenta las imágenes captadas por la cámara para evitar poner sanciones erróneas o no procedentes.

Pero lo que muchos se preguntan es dónde se podrán topar con los semáforos con cámara. Según el Área de Movilidad del Ayuntamiento, se pretende distribuir los fotorrojos en aquellos puntos con más siniestralidad o donde los conductores son más tendentes a realizar este tipo de infracciones. Estos 14 nuevos dispositivos serán colocados en:

  • La calle Alberto Aguilera con Galileo.
  • Velázquez con Joaquín Costa.
  • La plaza Fernández Ladreda.
  • Marqués de Corberá con Ricardo Ortiz.
  • Alcalá con San Romualdo.
  • Ascao con Emilio Ferrari.
  • Santa Engracia con José Abascal.
  • Avenida Ciudad de Barcelona con Menéndez Pelayo.
  • Monforte de Lemos con Finisterre.
  • Avenida de América con Cartagena.
  • Camino del Barrial con Fernando Lázaro Carreter
  • Carretera de Carabanchel a Boadilla.
  • Avenida de la Peseta.
  • Antonio López con la plaza Marqués de Vadillo.

Fotorrojos: los nuevos semáforos con cámara aterrizan en Madrid

Pero Madrid no es la única ciudad que incluye fotorrojos en sus calles. Estos dispositivos se han aplicado a aquellos lugares con más densidad de tráfico, como es el caso de Barcelona, Bilbao, Oviedo, León, Segovia y Palencia, que también cuentan con este tipo de semáforos con cámaras.

¿Seguridad o afán recaudatorio?

El Ayuntamiento de Madrid no ha dudado en señalar la efectividad de este proyecto, informando que la siniestralidad en los puntos donde ya existen los fotorrojos se ha reducido un 40%. Aunque desde el Consistorio se ha asegurado rotundamente que la finalidad exclusiva de los fotorrojos es mejorar el tráfico, haciendo que se reduzca la velocidad de circulación en la capital, muchos conductores sólo ven en esta medida un afán recaudatorio.

El número de denuncias impuestas con este tipo de sistema en los semáforos ha bajado progresivamente desde 2010. En este año,  el Ayuntamiento tramitó 86.130 sanciones por estas infracciones. En 2011, se rebajaron un 33,6% (57.193 denuncias). La dinámica en los siguientes fue parecida: 50.825 en 2012; 30.819 en 2013, y 19.082 en 2014. La tendencia se ha mantenido en los seis primeros meses de este año, ya que solo se han puesto 9.223, muy alejadas de las 56.434 del primer semestre de 2010. Y eso que el número de dispositivos ha crecido en estos años, al pasar de 11 a 26.

Imagen cortesía de Shutterestock.

 
1 Octubre 2015 | Autor: cmsseguros | Categorías: Novedades | Etiquetas: , , , , ,