twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
918 092 031 / Horario: 9:00 h. a 18:00 h.
 
Nuestro blog
 
 

POST 4 CMS SEGUROS ENEROTodos los conductores estamos expuestos a posibles accidentes y, en ciertos casos, a la intervención de la justicia para determinar responsabilidades penales o con el fin de esclarecer la culpabilidad de un siniestro. La defensa jurídica es una cláusula que se establece en los seguros de automóviles, por la que la aseguradora asume esos hipotéticos riesgos con coberturas de abogado y procurador, pagos de costas, peritaciones, depósito de fianzas etc.).

Por tanto, el firmante se asegura que la compañía se haga cargo de todos esos gastos, tras haber sufrido un accidente de tráfico. Los requisitos básicos para que se active el aseguramiento son:

  • El origen de la disputa debe estar relacionado con el tráfico y en aquélla participa un vehículo asegurado en la compañía en cuestión.
  • La parte contraria reclama o interpone una demanda ante los juzgados o es el asegurado quien toma tal iniciativa.

La naturaleza de la demanda puede ser de lo más variopintae ir desde solicitar una simple compensación económica hastapenas de cárcel. En definitiva, la cobertura se activa si se cumplen las anteriores premisas y para casos derivados del uso de un coche asegurado, en los que sea precisa la intervención de abogado y procurador.

Un aspecto muy importante a tener en cuenta es la libertad del asegurado para elegir abogado y procurador. Es decir, puede contratar profesionales externos ajenos a su compañía aseguradora. Así lo establece el artículo 76 d) de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro: “El asegurado tendrá derecho a elegir libremente el procurador y abogado que hayan de representarle y defenderle en cualquier caso de procedimiento”. “El abogado y procurador designados por el asegurado no estarán sujetos, en ningún caso, a las instrucciones del asegurador”. Conviene leer la letra pequeña de la póliza, porque existen algunas salvedades a estos principios.

Las compañías aseguradoras suelen dar dos opciones:

  • Defensa ilimitada a cargo de abogados en nómina de la propia empresa.
  • Defensa a cargo de abogados y procuradores externos elegidos por el asegurado, con límites económicos y de supuestos. Esos topes pueden oscilar entre los 3.000 y los 12.000 euros. Algunas compañías pagan los honorarios estipulados por los colegios de abogados y las cantidades que los sobrepasan corren a cargo del asegurado.

En caso de infracciones muy graves, es posible que el juez dicte una prisión condicional, eludible mediante fianza. Ésta también puede ser pagada por la aseguradora, aunque con un límite que ronda los 6.000 ó 7.000 euros.

La cobertura de defensa jurídica es una cláusula recomendable, siempre que incluya la reclamación de daños. Su valor anual ronda los 50 euros y puede llegar a ser muy rentable, además de poseer un interesante efecto disuasorio. Pero, como siempre, hemos de leer detenidamente la letra pequeña, para conocer pormenorizadamente su eficacia y alcance.

 
19 Enero 2015 | Autor: cmsseguros | Categorías: Seguros |