twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
918 092 031 / Horario: 9:00 h. a 18:00 h.
 
Nuestro blog
 
 

CMSEneroDos millones de vehículos circulan sin la Inspección Técnica de Vehículos (ITV)por las calles y carreteras de nuestro país. Se trata de una acción repleta de peligros, no sólo para el conductor infractor, también para terceras personas. Además, los incumplidores deben asumir el riesgo deuna hipotética multa, de 200 a 500 euros, así comola posible inmovilización del coche.

Según un reciente estudio, los infractores se muestran reacios a pasar la ITV no especialmente por las tasas, que rondan los 30-40 euros, sino por el miedo a que en la revisión se detecten averías graves y costosas. Aunque también es verdad que el precio por pasar la inspección es dispar en función de la comunidad autónoma. De hecho, la diferencia entre unas y otras alcanza el 113 por cien.

Dejar de pasar la ITV conlleva un desconocimiento sobre el estado general del vehículo que conducimos y esta circunstancia puede convertir a nuestro coche en un auténtico cóctel molotov andante. Conviene recordar que, según la Comisión Europea, el 6 por ciento de los accidentes mortales que tienen lugar en los estados miembros están relacionados con averías y fallos técnicos en los coches implicados.

Si nos pillan sin la ITV pasada, pagaremos una multa que oscila entre los 200 y los 500 euros. Además, es posible que nos inmovilicen el coche. No olvidemos tampoco que circular con informe desfavorable de la inspección por defectos graves y de obligada reparación conlleva la misma sanción administrativa. La multa máxima (500 euros) se aplica cuando se circula con inspección negativa por avería grave que impida abandonar la ITV.

Pero las consecuencias negativas para los incumplidores no terminan aquí. La Dirección General de Tráfico da de baja un vehículo si, tras los oportunos avisos, no pasa la inspección en los plazos establecidos reglamentariamente o cuando no se acreditan oportunamente las reparaciones o correcciones de averías.

Y aún hay más: si se sufre un accidente de tráfico sin haber pasado la ITV, la compañía aseguradora podrá negarse a abonar los daños propios.

Por si fueran pocas las razones expuestas para pasar la ITV, conviene recordar que las inspecciones evitan más de 170 muertes al año, producidas en accidentes de circulación. Y es que este problema es de todos, no sólo de unos cuantos infractores. Un vehículo en malas condiciones técnicas supone un grave riesgo para sus usuarios y para las personas con las que coincida en la calle o en la carretera.

 
27 Enero 2015 | Autor: cmsseguros | Categorías: Automoción |