twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
902 903 868 (Comercial)
 
Nuestro blog
 
 

EMOCIONES AL VOLANTEUn reciente estudio, elaborado por una empresa dedicada a la formación en materia de seguridad, afirma que al 40 por ciento de los conductores le altera las incidencias propias del tráfico. Por otro lado, un 24 por ciento tiene predisposición a reaccionar de forma agresiva mientras conduce.

Parece evidente, por tanto, que las emociones influyen en la conducción. El autocontrol y la calma se convierten en los mejores antídotos contra los nervios al volante, una circunstancia ésta que, llevada al límite, puede terminar en una sanción y, lo que es peor, en un accidente de tráfico.

El estudio, realizado por Prevensis, analiza la relación causa-efecto entre las situaciones que más estresan a los conductores y las multas, sanciones y partes de accidentes sufridos por éstos. De esta forma, los usuarios a los que más afectan las eventualidades en el tráfico (retenciones, prisas, vehículos lentos…) reciben más del doble de sanciones o multas y se ven obligados a cumplimentar un 30 por ciento más de partes de accidentes.

Al parecer, las personas muy competitivas, los impacientes, intolerantes y los más perfeccionistas son los conductores con mayor propensión a sufrir este tipo de problemas. El control emocional es una virtud en cualquier aspecto de la vida y la conducción no es una excepción.

El informe, realizado gracias a la aportación de un millar de voluntarios de distintas provincias españolas, concluye que los conductores que carecen de control emocional tienen un 90 por ciento de posibilidades de cumplimentar un parte de accidentes en los dos años siguientes. Sólo el 17 por ciento de los conductores estudiados fueron capaces de mantener inalterable su atención durante la prueba.

Las situaciones que más nerviosos nos ponen al volante son:

  • Llevar un coche circulando muy pegado por detrás (62%).
  • Conducir con prisas para llegar a nuestro destino (37%).
  • Un coche de alta gama que intenta colarse (36%).
  • Atascos y retenciones (35%).
  • El coche precedente circula despacio (27%).

 El miedo es uno de los estados que más afecta a los conductores, aunque la ira y otras alteraciones emocionales agresivas son las más perjudiciales a la hora de conducir. Por otro lado, las actitudes negativas ante las situaciones cotidianas del tráfico aumentan las probabilidades de sufrir un accidente.

La actitud positiva es fundamental cuando nos ponemos en marcha cada día. Debemos tratar de controlar las emociones al volante, por propia seguridad y por la de terceros. En un asunto tan serio como la conducción, ni la ira ni el estrés deben vencer al lado más equilibrado y racional que todos los conductores poseemos.

 
4 Abril 2014 | Autor: cmsseguros | Categorías: Automoción,Consejos | Etiquetas: , , , , , ,