twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
902 903 868 (Comercial)
 
Nuestro blog
 
 

POST_Nº_6_CMS_SEGUROSLa visibilidad es un factor crucial en la conducción, todos lo sabemos. Cuando aquélla falla, nos encontramos ante un riesgo potencial grave. Una de las cuestiones a tener muy en cuenta en este sentido es la problemática de los ángulos muertos. Muchos accidentes de tráfico se producen, porque no advertimos a los vehículos de costado que tratan de adelantarnos.

El ángulo muerto es un espacio en el que los vehículos traseros son invisibles a nuestros espejos retrovisores, tanto al central como a los laterales. Se trata de una “ceguera pasajera”, que se produce en las maniobras de adelantamiento y que puede acarrear gravísimas consecuencias.

El retrovisor fue inventado por Ray Harroun hace más de un siglo. Algo tan simple como un espejo ha revolucionado la conducción y ha permitido ver hacia atrás, una acción más que imprescindible al volante. Sin embargo, hasta hace poco tiempo no existían sistemas para cubrir las zonas de ángulos muertos.

Los vehículos de última generación incorporan sofisticados avances tecnológicos, que permiten advertir lo que ocurre en las áreas invisibles para los espejos retrovisores. A continuación, repasamos algunos de estos mecanismos y ofrecemos consejos básicos, a tener bien presentes si conducimos vehículos exentos de este tipo de tecnología:

  • Ajustes de espejos y giro de cabeza.

Un consejo de puro sentido común: antes de iniciar un viaje debemos ajustar los espejos retrovisores, para ver hacia atrás de forma óptima. Es fundamental adaptar la  posición de los mismos a cada conductor.

Los retrovisores modernos son convexos (poseen cierta cobertura), para mejorar los ángulos de visión. Sin embargo, el ángulo muerto siempre estará ahí, por lo que se aconseja girar levemente la cabeza y echar una ojeada rápida al lateral del vehículo, antes de cambiar de carril.

  • Otras soluciones.

El espejo de Hicks posee multicurvatura y cubre hasta un ángulo de visión de 45 grados, pero tampoco ha llegado a convertirse en una solución satisfactoria. Cámaras, radares o sensores de ultrasonido son las soluciones más modernas al problema de los ángulos muertos. El desarrollo de unos y otros es dispar, pero casi todas las marcas incluyen este tipo de tecnología de vanguardia.

Los modernos sistemas de detección de ángulo muerto son magníficos aliados para una conducción segura y alertan por medio de luces, indicaciones acústicas o vibraciones.

Los asistentes de cambio de carril consiguen campos de visión amplios, de hasta 60 metros hacia atrás. Estos mecanismos no sólo detectan la presencia de vehículos en el área de ángulo muerto, también calculan la velocidad a la que se aproximan aquéllos.

Como puede comprobarse, el temido ángulo muerto cada vez está más cerca de pasar a la historia. No obstante, la prudencia y el seguimiento de las recomendaciones básicas señaladas se convierten en la mejor opción, a la hora de prevenir accidentes provocados por este déficit de visibilidad.

 
20 Agosto 2014 | Autor: cmsseguros | Categorías: Consejos | Etiquetas: , , , , , , , , ,