twitter linkedin slideshare
Acceso Clientes
902 308 308 (Técnico)
918 092 031 / Horario: 9:00 h. a 18:00 h.
 
Nuestro blog
 
 

POST_Nº1_CMS_SEGUROSEl importe del seguro de nuestro vehículo puede reducirse considerablemente, si no hemos sufrido siniestros o si éstos han sido de pequeña envergadura. Es lo que se conoce como cláusula bonus-malus. Ésta difiere en función de la compañía aseguradora y, según la OCU, la mayor parte de ellas no informa expresamente sobre sus características y condiciones.

 

La cláusula bonus-malus es, por tanto, una especie de premio a los buenos conductores, o un castigo a los malos y a los que más partes de accidentes presentan al cabo del año. Este mecanismo de bonificación-penalización suele aplicarse sobre tres áreas diferentes:

Área neutra. En la que no existen ni bonificaciones ni recargos sobre la tarifa estándar. (Por ejemplo: usuarios provenientes de otras aseguradoras y que carecían de bonificación en éstas).
Área de buenos conductores. Las compañías muestran la evolución descendente de la prima a abonar.
Área de malos conductores. En la que se indica la evolución ascendente de la prima a pagar.

Los niveles de bonificación y penalización se expresan en porcentajes. Existe uno máximo que no puede rebasarse. Este límite suele oscilar entre el 40 y el 65 por ciento. Es importante tener presente que ciertas compañías aplican topes dispares en función del tipo de póliza (Por ejemplo: un 60 por ciento en seguros a todo riesgo y un 30 por ciento en seguros a terceros).

Otro interesante dato a tener en cuenta es el tiempo que se precisa para lograr la máxima bonificación. Es cierto que algunas aseguradoras anuncian interesantes porcentajes, pero puede ocurrir que sean necesarios muchos años para conseguirlos. Los ejemplos son de lo más variopinto, existen compañías que exigen 5 ó 6 años para alcanzar una bonificación del 50 por ciento y otras, por el contrario, establecen 10, 15 o más años.

Por otro lado, es importante conocer sobre qué coberturas se aplican las bonificaciones. De poco nos sirve un descuento del 60 por ciento, por ejemplo, si el mismo sólo se aplica sobre una de ellas, dejando al descubierto todas las demás.

Es muy recomendable leer la letra pequeña de los contratos de seguros, para cerciorarse de todos estos extremos, así como de los sistemas de penalización que aplican las aseguradoras. Y es que la falta de información al respecto ha sido una constante en la mayor parte de compañías. La OCU informa que si se nos priva de la tabla de bonus-malus, podríamos exigir que se mantenga, al menos, la prima al año siguiente.

Con independencia de la articulación de la cláusula bonus-malus en cada entidad aseguradora, parece evidente que la solución ideal pasa por ser un conductor ejemplar o, al menos, tratar de verse involucrado en el menor número de siniestros posible. El sentido común, la prudencia y la responsabilidad pueden echar una buena mano al respecto.

 
6 Agosto 2014 | Autor: cmsseguros | Categorías: Seguros | Etiquetas: , , , , , , ,